sábado, 28 de febrero de 2015

EL INSULTO DE MONEDERO "Explicación para idiotas" (J.M. Esquembre)

El insulto de monedero

27.02.2015 | 04:15

Como los ciudadanos que escuchan y leen las noticias son idiotas, voy a darles una explicación del origen de mis ingresos extraordinarios para que se la crean. Esto parece ser lo que después de muchos días debió pensar Juan Carlos Monedero al convocar su última rueda de prensa.

Para los que hemos pasado una parte de nuestra vida profesional trabajando en la asistencia técnica para organismos gubernamentales latinoamericanos, lo primero que hay que explicar es el procedimiento de adjudicación del trabajo contratado. Incluso en Venezuela, y sobre todo en Bolivia y Ecuador, un proyecto con ese valor referencial no se adjudica sin una licitación pública. En ese caso, ¿dónde están las bases de esa licitación?
Por otra parte no puede argumentarse el procedimiento de exoneración de la licitación pública por tratarse de un contrato en el que las dos partes son instituciones públicas sin fin de lucro. La sociedad, limitada o anónima que contrató con el Gobierno de Venezuela tiene un fin de lucro y no puede acogerse a las causas o motivos de la exoneración que vienen recogidos en el texto de la Ley de Contrataciones del Estado en la mayoría de países latinoamericanos. Consecuentemente, ¿Juan Carlos Monedero se adjudicó a dedo todos los trabajos realizados? 

Otro tema simpático en su declaración es el de la confidencialidad para no mostrar ni un papel. 
En ninguna parte del mundo un contrato de asistencia técnica entre una empresa privada y un organismo público es considerado confidencial, a menos que afecte a la seguridad nacional y sobre todo si se ha realizado con publicidad, concurrencia y legalidad. Se puede entender como prudente o discreto, pero en ningún caso confidencial, no repartir a los medios de comunicación el informe final del trabajo realizado. Pero existen documentos de carácter probatorio, admitidos y firmados por las partes, que no tienen motivo alguno de confidencialidad ya que son del todo irrelevantes. Pongo por ejemplo el documento básico en donde figura el nombre y objetivo del proyecto; su alcance; las fases de su realización; el nombre y perfiles profesionales de los técnicos que van a intervenir; el cronograma; la distribución del presupuesto; los gastos admitidos de viajes, alojamiento y manutención; y así sucesivamente.

Y para terminar, bueno será utilizar el mismo lenguaje que Monedero. Juan Carlos, no te tenemos miedo, pero nos molesta que nos tomes por imbéciles.

viernes, 27 de febrero de 2015

Los nuevos neocón Iglesias y Rivera (al servicio de la derecha)

Del blog Ecos de la Lógica (Floren)

PICAR EL ANZUELO DE LA PROPAGANDA NEOLIBERAL?


          Llevados por la ola de indignación ante las desgracias en que nos ha sumido el capitalismo global con su estafa de la crisis y también montándose en las alas de la propaganda neocón que inunda sobre todo quizás las redes sociales, algunos con aspiraciones (primero ocultas y más tarde declaradas) han aprovechado la oportunidad para reescribir nuestra historia política reciente, la historia de la democracia desde el 78, a su antojo y conveniencia, como si aquí sólo hubiera habido corrupción y robo. La deslegitimación de lo que llaman “el régimen del 78” y la Constitución, el sueño de algún que otro intelectual del golpismo agazapado que ahora puede ver llegado su momento.

 

           Algo tremendamente injusto y peligroso, pues no se trata de una crítica hacia el funcionamiento de las instituciones para mejorarlas, sino de cuestionar las instituciones mismas para echarlas abajo sin más, un cuestionamiento generalizado de los partidos políticos, sindicatos, monarquía…haciendo de todo un magma impregnado de “la misma mierda” en la que no queda títere con cabeza…

 

Toda esta corriente de descalificación parte del objetivo neoliberal de reducir y abaratar el Estado, desacreditar políticos, cargarse sindicatos, pegar el hachazo a derechos y conquistas sociales y el estado de bienestar. Pero no están solos los neoconservadores en ese acoso y derribo al Estado y sus instituciones. Son muchos los que picarán el anzuelo lanzado por astutos y bien pagados equipos de propaganda del nuevo orden mundial. Ingenuamente unos, otros seguirán la corriente con intenciones menos ingenuas.

 

          Llama la atención el desparpajo, el descaro y la prepotencia de tanto recién llegado al mundillo de la política, descalificando a todo bicho viviente sin distinguir ni entre churras y merinas ni entre galgos y podencos.

 

No voy a perdonar de ninguna de las maneras que estos oportunistas, que si algo han hecho hasta ahora ha sido beneficiarse de cuanto ha costado sangre, sudor y lágrimas para levantarlo y ponerlo al servicio de tod@s, quieran hacer tabla rasa de décadas y décadas de lucha sindical, política y ciudadana para lograr… lo que se ha podido; siempre poco en comparación con lo que los esfuerzos y la dignidad del pueblo merecerían, pero ahí está. Y siempre amenazado: sanidad pública, enseñanza generalizada, sistema de becas, pensiones, servicios sociales, leyes de igualdad, negociación colectiva, reconocimiento de derechos…

 

            La derecha ha sido incapaz de condenar los crímenes del franquismo y ahí siguen esparcidos en cunetas y campos miles de víctimas de compatriotas que fueron asesinados por el simple hecho de defender la legalidad que Franco vino a cargarse con un golpe de estado. Ya solo faltaba que gente que se declara de izquierdas se uniera al coro de los que sin ser “ni de izquierdas ni de derechas” quieren barrer un pasado de luchas, sufrimiento, cárcel, clandestinidad, exilio, despidos en empresas, solidaridad y entrega de trabajo, ilusión y tiempo personal sin cuenta por el bien común.

 

            Igual que pido que la justicia se haga cargo del corrupto, pido justicia y reconocimiento para tanto esfuerzo y lucha de un pasado en el que la izquierda nunca tuvo un camino fácil.

martes, 24 de febrero de 2015

Porqué odian al PSOE la derecha y los comunistas (Ramón Cotarelo)

El odio al PSOE.

No es cosa de demagogias, pero el PSOE se acerca ya a los 140 años de existencia. Es el partido más antiguo de España, con excepción del Partido Carlista fundado en 1833 aunque reconvertido en otra cosa. Y eso se nota. El PSOE es parte de la historia del país. A partir del restablecimiento de algunas libertades en 1978, ha gobernado casi 20 años, con González y Zapatero. En ese tiempo, España avanzó en bienestar, progreso, libertades, derechos e integración europea como no lo había hecho nunca antes. Ni durante la breve II República. Por supuesto, su mandato (sobre todo en las dos legislaturas finales de cada uno) también fue pródigo en elementos negativos y hasta crímenes: la dura reconversión industrial, las privatizaciones a voleo, los GAL y la corrupción rampante en el mandato González y la desastrosa política económica anticrisis así como la reforma del art. 135 CE en el de Zapatero. 
 
Los odian por ser el partido más antiguo, por seguir siendo un partido, por haber ganado elecciones limpiamente, por haber gobernado, por haber sabido perder en unos casos y triunfar en otros. Es decir, los odian por lo que se suele odiar a mucha gente en España: por hacer cosas.
 
El odio de la derecha es palpable. Es un odio histórico, de clase. Y hasta personal. Que los aristócratas se enfrenten en política a un partido de advenedizos fundado por un tipógrafo pero que tiene más solera y antigüedad que todos ellos, que son los verdaderos advenedizos, los saca de quicio, los pone enfermos. ¡Qué insolencia, los seguidores de un tipógrafo aprobando leyes! La derecha es profundamente patrimonialista y cree que el gobierno le pertenece como sus fincas, sus casas, sus tierras. España entera es de su propiedad por derecho divino y no tiene perdón que lleguen unos plebeyos a reñirles ese derecho a gobernar, desgobernar, robar y saquear lo público que vienen disfrutando desde hace siglos y para conservar el cual hicieron una guerra civil e impusieron una dictadura militar de cuarenta años. El odio de la derecha al PSOE es profundo, casi genético.
 
¿Y la izquierda, los comunistas, asimilados y neocomunistas? Una falta de objetividad muy similar y un odio todavía más acendrado. Esta izquierda procede de la escisión comunista de 1919/1920 que nunca, en casi 100 años de historia, ha conseguido prevalecer sobre los socialistas salvo cuando establecían dictaduras de partido y prohibían y perseguían a estos, como hicieron en los países del bloque soviético durante buena parte del siglo XX. No siendo mediante la dictadura, el proyecto comunista de derrotar a los socialistas no ha triunfado en ningún país democrático del mundo. Salvo las experiencias dictatoriales, esta izquierda no ha gobernado nunca excepto algún brevísimo lapso de frente popular aquí y allá. Nada.
 
Pero no ha dejado de considerarse la "verdadera", la "auténtica" izquierda frente a una socialdemocracia oportunista que se encaramaba a los gobiernos y se aburguesaba traicionando a los trabajadores. Esos gobiernos en España y otros países de Europa fueron los únicos de izquierda real que hubo en el siglo XX y, dicho sea de paso, cambiaron sustancialmente la cara del capitalismo. Tanto que hoy hasta la "auténtica" izquierda los propone como modelos a los que hay que volver. Pero sin reconocer un ápice el mérito de los socialdemócratas. Al contrario, culpándolos no solo de sus culpas sino, en un frenesí de odio, también de las ajenas. Para esta izquierda "verdadera", que lleva cien años hablando sin hacer nada, el verdadero enemigo no es la derecha; es la socialdemocracia. En España, el verdadero enemigo no es el PP; es el PSOE.
 
Es el caso del reaparecido Anguita cuyo odio a la socialdemocracia está adquiriendo los niveles psicóticos de un capitán Ahab, tan obsesionado con Moby Dick que no le importa hundir su Pequod, IU, si con ello extermina a su archienemigo. ¡Por fin el ansiado sorpasso! La hora de la venganza. La posibilidad de que ese orgulloso PSOE muerda el polvo gracias a esa organización, Podemos,  que, merced a una sabia combinación de liderazgo carismático, pragmatismo y ambigüedad conceptual, parece haber deshecho el maleficio que lleva cien años agarrotando a los comunistas y promete llevarlos ahora, siempre que no se les note mucho el tinte neocomunista, a  una impensada victoria.
 
Palinuro lamenta que no vaya a producirse una alianza de las izquierdas, de todas las izquierdas. En verdad, no siendo militante de partido alguno, no se siente personalmente afectado, pero este asunto suena al más sobado y ramplón quítate tú para que me ponga yo y, encima, con plumas ajenas, desde los nombres a las ideas y desde las ideas a los nombres.
 
La promesa del sorpasso que tiene encandilados a estos novísimos "de abajo" procede del triunfo de Syriza en Grecia.. Si los Podemos griegos se imponen a la Troika, la Syriza española, hundirá al PSOE en la miseria de un PASOK, dejándolo en un 4,2% del voto. Tres inconvenientes se alzan ante este rosado futuro:
 
Primero: es posible que Syriza no se imponga y, al contrario, tenga que ceder ante la UE y Alemania. Tiene toda la pinta. Eso supondrá un golpe para Podemos que, una vez pasados los fuegos de artificio, tendrá que recomponer su discurso con un crédito rayano en cero. Esa Estaca con la que quiere derribar el "sistema del 78" puede acabar hundida en su corazón.
 
Segundo: el PSOE no es el PASOK; no es una empresa familiar como la de los Papandreu, fundada en 1974. Forma parte de la historia de España en estos 140 años y tiene mucho eco y, sobre todo, apoyo en Europa, cosa más fácil de rentabilizar en interés del común que todas las propuestas bienintencionadas, sin duda, pero de una inconcreción celestial.
 
Tercero: la repentina aparición de Ciudadanos, un partido con una parafernalia análoga a la de Podemos, con similar pragmatismo posmoderno, pero con un talante que se intuye más conservador, más centrado, sin necesidad de marear la perdiz con la izquierda, la derecha, lo de arriba y lo de abajo, apunta en un sentido de consolidación de la opción de la derecha. Predecir coaliciones en un contexto multipartidista (que, a veces, dependen de uno o dos escaños) es perder el tiempo pero no es exagerado vaticinar un reforzamiento de la derecha. O sea, del PP.
 
Con estos tres datos presentes, ya da un poco igual lo que se diga. La evolución apunta a que tampoco esta vez prosperará el intento neocomunista del sorpasso. Lo pintoresco del asunto será ver si, como cabe barruntar, se conseguirá mantener al PP en el poder otros cuatro años. Algo muy español. De perdidos, todos al río. El odio nos hará flotar.

La única parte de España en que no se observa odio al PSOE, en que no es factor de movilización porque la gente está en otros horizontes, Cataluña, tampoco parece ser tierra de promisión para Podemos. Obvio.  

domingo, 22 de febrero de 2015

GRECIA CON SIRYZA PASA OTRA VEZ POR EL ARO (los griegos otra vez engañados)

Leo en el Twitter de Tsipras que vende el eurogrupo como una victoria aunque advierte que ahora viene lo duro.
Siguió la misma estrategia de confrontación con los socios europeos y ha acabado rescatado, se mantiene la Troika, acepta el pago íntegro de la deuda, cumplirá las reformas asumidas por Samaras, tendrá que presentar más y se mantiene la austeridad con el compromiso de mantener superávit primario.


Ni siquiera ha conseguido que en el comunicado aparezca la ayuda humanitaria. Tsipras ya ha anunciado que no pondrá en marcha su ley para parar los desahucios. Y así una a una tendrá que renunciar a las medidas que dijo que aprobaría la pasada semana en el parlamento griego: subida salario mínimo, paga extra para pensionistas.....


La exhibición de poder de la Alemania ha sido excesiva y perjudicial. La sobreactuación de Guindos y España absolutamente innecesaria. Pero la negación de la realidad de Tsipras es igual de perjudicial 


Ahora toca negociar el plan de inversiones europeo, la compra de deuda del BCE y un plan de ayuda humanitaria en Grecia. Y seguir mintiendo a los griegos le restará la escasa credibilidad que tiene entre sus socios europeos.
Pobres griegos, ya han pasado tres gobiernos de tres partidos distintos y ninguno esta a la altura de las circunstancias. Deberían leer la biografía de Alejandro Magno y aprender de sus antepasados como enfrentarse a las crisis. 


Espero y deseo que recapacite y que en Europa se apruebe un plan para que Grecia vuelva a crecer. 


No se puede decir mas claro con menos palabras, a ver si se enteran los que piensan votar a los del mesias de Podemos.

jueves, 19 de febrero de 2015

Carta, a Pablo Iglesias, de un periodista con principios.

Bien sabido es de quienes me conocen que soy socialista convencido y militante sin fisuras del PSOE, pero eso no me ciega jamas para ver cuando un miembro de otra formación de izquierdas da en el clavo y contesta, con acierto, lógica y razonamientos, al primer advenedizo que "trabaja" sin vergüenza ni escrúpulos una poltrona a base de insultos, mentiras y manipulaciones, apoyado desde las teles "mas que amigas" y los medios pagados por la caja B del PP Gurtel.

Carta (con principios) a Pablo Iglesias

Raul Solis, periodista y miembro de Izquierda Abierta e IU

Pablo Iglesias ha soltado estos días atrás una frase de las que dan para escribir una tesis doctoral sobre intencionalidad política: "Se vive muy cómodo fiel a tus principios inamovibles sabiendo que vas a ser minoritario", le espetó el líder de Podemos a Izquierda Unida.
Según Pablo Iglesias, IU debería pedir perdón por tener principios y defender un modelo de sociedad que no se negocia a merced de las encuestas. Obvia Pablo Iglesias que si el mundo ha cambiado ha sido gracias a las minorías con principios que han defendido sus causas incluso cuando no estaban de moda las banderas que levantaban.
Fue gracias a una minoría absolutísima de mujeres que iban a contracorriente que se conquistó el sufragio femenino. Fue gracias a unos cuantos homosexuales y transexuales, hartos de las palizas que les daba la policía, que los derechos de las personas homosexuales, bisexuales y transexuales son hoy imparables en todo el mundo.
Fue gracias a una minoría con principios por lo que los países se vieron obligados a abolir la esclavitud. Fue gracias a una minoría de activistas ecologistas y concejales -a quienes les pinchaban los coches, recibían amenazas y despedían del trabajo- que se pudo salvar de la especulación lo que aún queda vivo del pelotazo económico español. Gracias a una negra minoritaria con principios innegociables, que se negó a ceder el asiento del autobús a un blanco, empezó el fin a la división racial en Estados Unidos.
Gracias a una minoría también de periodistas que gritaban solos y que eran encarcelados y ajusticiados en la plaza pública, se conquistó la libertad de prensa. Es gracias a una minoría con principios que existen redes de solidaridad para las mujeres en países donde las mujeres no tienen derecho ni a firmar un documento público.
Fue gracias a una minoría que se sacudió la vergüenza y los señalamientos públicos por lo que la Plataforma de Afectados por la Hipoteca ha logrado que el derecho a la vivienda sea defendido hoy por una inmensa mayoría de la población. Y fue también gracias a un minoritario movimiento obrero por lo que la jornada laboral es hoy de ocho horas, con vacaciones retribuidas, derecho a baja y pensión en caso de enfermedad.
Se tiende mucho a pensar que los principios son un impedimento para lograr mayorías y es al contrario: no ha habido conquista social que no naciera siendo una minoría fortificada por principios innegociables. No estaría de más que recordaras que sumar mayorías con principios negociables al calor de las encuestas es de donde venimos, lo que nos ha traído hasta aquí y adonde nunca más deberíamos ir.
Tampoco estaría de más que recordaras que si puedes liderar un partido político,  y negociar con tus principios, es gracias a la gente que se dejó la juventud, la alegría y hasta la propia vida luchando por conquistar la democracia en medio de una cosa que se llamaba dictadura y que asesinaba, encarcelaba, daba palizas y te obligaba a vivir ‘cómodamente’ en el exilio por ser minoría. Las minorías son eternas ganadoras: todas las victorias sociales, políticas y económicas proceden de una minoría absoluta que a base de resistir, persuadir y no negociar con los principios han ido logrando convencer a las mayorías y construir un mundo más habitable.

lunes, 9 de febrero de 2015

LÍMPIATE EL CULO CON LAS ENCUESTAS (sin acritud, los medios pagados del PP hieden a pocilga)

Encuestas equívocas

LUNES, 9 DE FEBRERO DE 2015
MANUEL ARIAS

Parece que ya es oficial. El despiste general que este año electoral está provocando entre todas las fuerzas políticas va a ser combatido a golpe de encuestas equívocas, cuando no intencionadamente equivocadas. Prepárense para recibir una ración extra de sociología de trinchera, nueva ciencia en la que se están doctorando rápidamente muchos opinadores.


Es innegable que la irrupción de nuevas fuerzas políticas causa desconcierto. Lo habitual en estos casos es que la indecisión y la volatilidad del voto encuestado fuese la pauta. Sin embargo, el primer sacrificado en esta “guerra de las encuestas” es el habitualmente amplio bloque de los indecisos, máxime cuando se les pide opinión, no para las citas inminentes, sino para unas todavía lejanas elecciones generales.
Curiosamente, el dato de los indecisos ni se toma en cuenta en los análisis partidistas efectuados por cada uno de los opinadores habituales, ni tampoco es especialmente valorado por las empresas demoscópicas que no quieren estropear su contrato con el partido de turno diciéndole que, en realidad, saber, lo que se dice saber, sabemos poco de lo que va a ocurrir.
El segundo denominador común a los estudios electorales que vamos conociendo es las ausencias de coherencia interna entre las proyecciones de voto adjudicadas a cada partido y la letra pequeña deducible de otros datos, igualmente importantes, que también se apuntan como con desgana en lo que se conoce de los sondeos.
Por ejemplo, que los dos partidos que, supuestamente, encabezan las preferencias electorales de los españoles sean, a su vez, los dos partidos que más firme y consolidado rechazo despiertan entre los electores es, cuando menos, paradójico. Sobre todo, cuando el rechazo sobrepasa en muchos puntos porcentuales a los apoyos directos recibidos. Hay cocinita, cocinita, que humo estás echando.
También llama la atención que, supuestamente, se encuentre en posición de ganar las elecciones un partido que se esfuerza por desmarcarse de la izquierda, como es Podemos, y que, sin embargo, no es que sea percibido por la abrumadora mayoría de los españoles como de izquierdas, sino que lo escoran hacia un extremo casi radical de la tabla. Sería la primera vez que los españoles, por una parte, no “comprasen” el mensaje y posicionamiento de un partido y, sin embargo, le diesen su confianza nada más y nada menos que para gobernar.
Siguiendo con las contradicciones internas, un amplio sector de los españoles se declara de centro izquierda. En porcentajes muy similares, los españoles conceden al PSOE el espacio político y la representación en la contienda electoral de la socialdemocracia en nuestro país, y no se creen ni la socialdemocracia sobrevenida de Podemos, ni el falso centrismo de derechas que el PP se autoconcede.
Sin embargo, a la hora de votar, y a la hora de que su voto sea atribuido por los cocineros, todas estas valoraciones desaparecen, tanto las ideológicas propias como las atribuidas a partidos y coaliciones. Vamos que una persona socialdemócrata, que reconoce al PSOE en la ideología socialdemócrata y considera que es el partido que mejor defiende esos valores, después, cuando va a depositar su voto sufre una obnubilación pasajera y vota otras opciones en las que no se siente representado. Pues será así, si los sociólogos de trinchera lo dicen, pero cuesta un poquito de trabajo de creer. Ay, cocinita, cocinita, cuánta peste dejan tus guisos. 

miércoles, 4 de febrero de 2015

SI NO ERES DE PODEMOS ERES CASTA, CAVERNA PURA Y DURA (Cristina Belda)


Empieza Cristina Belda con una frase escrita en Twitter por una fanática de Podemos. La frase es un elogio a la estupidez, a la gilipollez mas absoluta, pero que se repite machaconamente en las redes por los seguidores de esa nueva seudoreligion politica que llaman Podemos. 
"Quienes no han ido a la mani, están a favor de los desahucios, no quieren educación pública y les gusta que la gente se muera por hepatitis C". Asun Lasaosa, en Twitter, sobre Podemos.
Si no eres Podemos, eres casta. Eres, automáticamente, de derechas. A estas alturas ya deberías saberlo. Eres caverna. Si no eres Podemos, eres Troika. Eres un ser deleznable que desea la muerte de enfermos crónicos, que disfruta cuando desahucian a una familia. Porque Podemos es la verdad absoluta y todos esos valores de igualdad, humanidad, justicia, los han inventado ellos. Está correlacionado. Si te identificas con la bondad, tienes que identificarte con su partido. Si crees en la sanidad universal, ¿por qué no vas a votarles? Es idea suya. Si estás en paro, ¿por qué no estás gritando "presidente"? Si has tenido que emigrar, ¿por qué no te agarras a ellos?‏ Van a solucionarte la vida, dicen.
"Pues no sé, es que no me aclaro con sus propuestas", "No sé realmente lo que van a hacer y cómo van a llevar a cabo sus ideas", "Muchos puntos de su programa electoral me parecen vagos y vacíos de contenido, y otros, más allá de aquello en lo que todos estamos de acuerdo, directamente nos los comparto". Schh. Eso no lo digas muy alto.La espiral del silencio. Esa teoría de Noelle Neumann acerca de que la sociedad amenaza con el aislamiento a los individuos que expresan posiciones contrarias a las asumidas como mayoritarias, de tal forma que el comportamiento del público está influido por la percepción que se tiene del clima de opinión dominante. Puede que seas mal visto. Puede que seas aislado si comentas que el único objetivo de la convocatoria de ayer era dar un mitin y alabar a Iglesias, o si te niegas a galvanizar a un partido político o a rendir culto a su dirigente ¿Eres mala persona? ¿No eres demócrata? ¿Eres Marhuenda? ¿Hueles a naftalina? ¿Estás, entonces, con los chorizos del PP?
Ese silencio, ese no saber qué decir al ver ese entusiasmo desmesurado, es un poco lo que pasaba en alguna de las conferencias de Monedero en la Facultad de Políticas de la Complutense. Alguna vez sentí que, o me levantaba aplaudir fervientemente cada punto y cada coma del profesor, aunque no le viera consistencia alguna, o la gente de alrededor iba a pensar que era una facha. A veces sus palabras tenían consistencia. A veces no. Pero la mayoría le alababa, dijera lo que dijera. Y entre la multitud había dos o tres que aplaudíamos tímidamente, desde la silla, pero sin estar convencidos. Casi un poco por seguir la corriente, por seguir el espectáculo y el "a ver qué dice después". Como ahora. Sólo que antes llenaban un auditorio y ahora llenan estadios de gente que había perdido la esperanza y abarrotan Sol. El arte de la dialéctica es el mismo. Y la agresividad en la retórica se ha vuelto feroz.
Es meritorio arañar la entrañas de un país desesperado y aglutinar el descontento social. Han sabido hacerlo bien. Los demás no saben, precisamente porque el descontento lo han causado ellos. De acuerdo. Pero ojo, les pediría a sus dirigentes que no se enajenen todavía. Aún hay espacio para la crítica. Aún hay espacio para pasar del plano emocional a mostrar proyectos concretos. Aún no nos han salvado. Que no todo sea contigo o contra ti. Apuesto a que sigue habiendo más, dos o tres que no saben si profesarles el aplauso anticipado o esperar, desde el asiento, a ver qué dicen o qué hacen después.‏